¡HOY SOMOS LIBROS!

15.vsk El pasado día 16 Enero nos reunimos 15 voluntarios y ex-voluntarios en las puertas de la Universidad de Liepaja para dirigirnos a la escuela Liepajas 15, Vidusskola.

Una vez llegamos allí, hicimos una presentación entre todos los participantes, teníamos que decir quiénes éramos, de que país veníamos y cuál era la asociación en la que estamos trabajando.

Cuando ya todos nos conocíamos, Agata nos explicó cómo iba a funcionar la actividad y cómo teníamos que hacerlo. La idea era muy original, nosotros teníamos que hacer como si fuésemos libros, es decir, nos sentábamos con tres sillas vacías alrededor y la gente antes de entrar en la sala, elegía el título de un libro, se lo decía a Lelde y ella le decía a la persona que correspondía, entraban en la sala, se sentaban con esa persona y la actividad empezaba.

El tema principal era hablar sobre el voluntariado europeo y nuestra experiencia en otro país, pero cada libro es diferente y con su propia historia, así que, “el libro” quedaba completamente abierto para que la gente preguntara lo que quisiera saber acerca de ese libro que había elegido.

Para mí y mi libro “lost in Liepaja”, fue una actividad muy tranquila y positiva al poder hablar relajadamente con la gente que iba pasando y preguntando cosas.

El primer contacto es un poco frío, pero según iban pasando los minutos se hacía más cercano y personal.

El pasado día 16 Enero nos reunimos 15 voluntarios y ex-voluntarios en las puertas de la Universidad de Liepaja para dirigirnos a la escuela Liepajas 15, Vidusskola.

Una vez llegamos allí, hicimos una presentación entre todos los participantes, teníamos que decir quiénes éramos, de que país veníamos y cuál era la asociación en la que estamos trabajando.

Cuando ya todos nos conocíamos, Agata nos explicó cómo iba a funcionar la actividad y cómo teníamos que hacerlo. La idea era muy original, nosotros teníamos que hacer como si fuésemos libros, es decir, nos sentábamos con tres sillas vacías alrededor y la gente antes de entrar en la sala, elegía el título de un libro, se lo decía a Lelde y ella le decía a la persona que correspondía, entraban en la sala, se sentaban con esa persona y la actividad empezaba.

El tema principal era hablar sobre el voluntariado europeo y nuestra experiencia en otro país, pero cada libro es diferente y con su propia historia, así que, “el libro” quedaba completamente abierto para que la gente preguntara lo que quisiera saber acerca de ese libro que había elegido.

Para mí y mi libro “lost in Liepaja”, fue una actividad muy tranquila y positiva al poder hablar relajadamente con la gente que iba pasando y preguntando cosas.

El primer contacto es un poco frío, pero según iban pasando los minutos se hacía más cercano y personal.

En mi caso, me preguntaros sobre EVS, los requisitos que hay que tener para poder participar en ese programa europeo, sobre España, el invierno en Letonia, sobre mi integración en Liepaja y cosas muy curiosas que me hicieron reír, como por ejemplo, si en España teníamos o no caballos , de cómo podía vivir sin televisión en casa y de cómo era ir a comprar a las tiendas si no podía entenderme en letón con los vendedores.

Ellas me contaron los países que les gustaría visitar, cómo es el sistema educativo en Letonia, a qué dedican su tiempo libre, y cosas muy curiosas sobre tradiciones letonas.

Me gustó mucho esta actividad, me sentí muy cómoda hablando con estas chicas, estaban realmente interesadas en conocer por qué yo había elegido Letonia como país de acogida para hacer mi voluntariado europeo, y quedamos en escribir una carta a la Agencia Nacional de Letonia para proponer un programa similar al del Servicio de Voluntariado Europeo pero para menores de edad, ya que ellas tenían 16 años y muchas ganas de vivir una experiencia así, pero que no puede ser porque son menores de edad…

El tiempo pasó muy rápido, tuvimos que interrumpir nuestra conversación para hacer la evaluación final todos juntos respondiendo a algunas preguntas que Agata formuló.

Después, “los libros” nos quedamos recogiendo la sala y hablando de las curiosas preguntas que nos habían hecho.

Es una actividad muy gratificante y sincera, porque hablas de lo que quieres hablar y te preguntan aquellas cosas de las que están realmente interesados; es una actividad libre y sin guión que se va construyendo mientras vas hablando.

Como agradecimiento, nos regalaron un calendario y una chapa de la escuela.

¡espero que repitamos más veces esta actividad!

15.vsk