NAVIDADES EN DZIMSI

navidades.en.dzimsi.1He tenido la gran oportunidad de pasar los días de Navidad en Letonia, con una familia y amigos y siguiendo las tradiciones de este país que me van sorprendiendo en esta aventura.

Salimos de Liepaja rumbo a Dzimsani Swenja, Eike, Agata, Stas, Davis, Oskars y yo la mañana del 24 de Diciembre, el viaje no se hizo largo (fui dormida la mayoría del tiempo) y por fin ( con algún susto durante el trayecto) llegamos a la casa de la madre de Ágata, dejamos nuestras mochilas y fuimos a comer algo mientras nos explicaban el plan para esos días.

Después de comer, fuimos a la sauna!!!! Si!!! La primera vez que voy a una sauna! Fue genial, una de las mejores experiencias que he podido vivir aquí hasta el momento. Primero fueron los chicos y después llegó nuestro turno. Era una sensación rarísima, porque fuera hacía frío y dentro no podíamos con tanto calor! Cuando salimos fuera de la sauna para hacer los contrastes de frío-calor, pude sentir algo inexplicable, es como una conexión contigo mima y rodeada de la naturaleza, de la calma, de buena compañía…

  

navidades.en.dzimsi.1He tenido la gran oportunidad de pasar los días de Navidad en Letonia, con una familia y amigos y siguiendo las tradiciones de este país que me van sorprendiendo en esta aventura.

Salimos de Liepaja rumbo a Dzimsani Swenja, Eike, Agata, Stas, Davis, Oskars y yo la mañana del 24 de Diciembre, el viaje no se hizo largo (fui dormida la mayoría del tiempo) y por fin ( con algún susto durante el trayecto) llegamos a la casa de la madre de Ágata, dejamos nuestras mochilas y fuimos a comer algo mientras nos explicaban el plan para esos días.

Después de comer, fuimos a la sauna!!!! Si!!! La primera vez que voy a una sauna! Fue genial, una de las mejores experiencias que he podido vivir aquí hasta el momento. Primero fueron los chicos y después llegó nuestro turno. Era una sensación rarísima, porque fuera hacía frío y dentro no podíamos con tanto calor! Cuando salimos fuera de la sauna para hacer los contrastes de frío-calor, pude sentir algo inexplicable, es como una conexión contigo mima y rodeada de la naturaleza, de la calma, de buena compañía…

Antes de cenar fuimos a misa, tuvimos que recorrer varios kilómetros hasta llegar a ella. Lo mejor fue el viaje de vuelta a casa cantando villancicos! :)

Cuando fuimos al comedor para cenar, todo estaba preparado, perfectamente colocado y en la habitación reinaba ese espíritu navideño. Cenamos, seguimos cantando villancicos y hablando de mil cosas, y nos fuimos a la cama.

Al día siguiente, nos despertamos, desayunamos, abrimos los regalos que Santa Claus nos había traído durante la noche y nos fuimos al bosque a dar un paseo y disfrutar de la naturaleza porque había amanecido un día estupendo. Al terminar la caminata, fuimos a la casa de unos vecinos que nos invitaron a comer, también pasamos un rato agradable con ellos, sobre todo con el padre, que se empeñó en hablarnos aún diciéndole que no sabíamos hablar letón y que no le estábamos entendiendo.

Al llegar a casa, cenamos, estuvimos tocando la guitarra y cantando canciones típicas letonas y nos fuimos a la cama pronto.

Por la mañana siguiente estuvimos montando a caballo, disfrutando de la buena temperatura que hacía fuera de casa y teniendo conversaciones muy interesantes de las que he aprendido muchas cosas. Comimos y nos marchamos de regreso para Liepaja.

He de decir, que han sido unas navidades muy especiales para mí y que siempre voy a recordar..

navidades.en.dzimsi.2

Muchas gracias a todos! Pero en especial a Iveta, Edgars y Agata por acogernos en su casa y hacernos sentir como de la familia.